Privacidad en tiempos del Feis. El chiste se cuenta solo. 

  

Todos lo hemos visto en el muro del primo de un amigo. Algunos hasta en el suyo propio de sí. Hay varias versiones pero todas dicen, palabras más o menos, que las fotografías del gatito gracioso de la mañana (cero likes), sus reflexiones de escusado dignas del filósofo de Güemes, la crónica pictórica de su más reciente noche de copas, noche loca; todo el contenido que publican en sus muros, es propiedad propia suya de su pertenencia y que ni Facebook ni el consorcio intergaláctico de la publicidad dirigida y los memes pueden hacer uso de él. 

Me sangran los ojos. Chillo, también. 

¿Qué les hace pensar a estos recientes talibanes de la privacidad que lo que pongan en su muro obliga a Facebook? Caray, ni que tuvieran el poder de Grayskull. 

Deja te explico para que tu, que seguro no lo has hecho aún, no sucumbas a la tentación de publicar esa tontería y así confirmes la sospecha de tu suegra de que eres un idiota. 

NADA QUE PUBLIQUES EN TU MURO OBLIGA A FACEBOOK.

Ya entrados en gastos, nada que publiques en tu muro importa, ni a Facebook ni a nadie. No, tampoco a los 76 que le dieron like ni a los tres fans que lo comentaron. Ya sé que dirás que a éste texto le aplica lo mismo que acabo de escribir, y tienes razón, pero eso yo siempre lo he sabido.

El caso es que si le das click a He leído y acepto los términos del servicio (mentira más recurrente en la historia de la humanidad, más todavía que Es mi prim@ o que No es lo que te imaginas) y usas el servicio, eso quiere decir, precisamente, que aceptas los términos del servicio y que no los puedes cambiar unilateralmente

La verdad es que la privacidad en tiempos de Facebook no existe. Todos renunciamos a ella con uno o varios clicks. Banca electrónica, click. Foursquare, click. Instagram, click. Gmail, click. iTunes, click. Whattsapp, click. Twitter, click. Click, click, click y por los clicks de los clicks y amen. 

Si no quieres que ni Facebook ni nadie haga uso de tu contenido, aquí te pongo una receta infalible: no lo subas. 

Sobre el Autor Alberto Mansur

Abogado litigante en derecho mercantil y civil. Llevo pleitos de negocios. Autor de #LoQueMataNoEsLaBala. Dueño del #PrietitoEnElArroz. Lavo y plancho ajeno.

Un comentario

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: