El pito de Mancera


Hoy iba yo a escribir sobre los 27 años de Café Tacvba o los 20 de Molotov, pero Mancera metió el pito como tema de la semana y ya no se pudo. Tuve que arrimarle. 

Me imagino que la comida estuvo más o menos así:

—Jefe, estamos peor que Peña. Esto del Hoy No Circula nos trae jodidos. A nadie le caemos bien —dijo el encuestador, mientras untaba su aguacate en la torta. 
—Si, ya sé. Tenemos que pensar en algo. Yo quiero de dulce mi tamal, dámelo aquí, por favor. 

Le empieza a entrar al tamal. 

—Dime, ¿qué tema es el que ahorita suena fuerte en la calle?

—Pues hace unos días se organizaron un grupo de lenchas a dizque protestar porque no les gusta que las piropeen en la calle y que las manoseen en el metro —dice el asesor, después de sorber el agua de horchata del popote. 

—Ahí te van unas enchiladas de coliflor. Pruébalas. 

—Gracias, jefe. Además ya vi que llevan chorizo con huevos. Pican sabroso. 

—Qué bueno que te gustaron. Ya pensé como montarme en el tema. 

—A ver, jefe. Diga usted. 

—El problema que tienen las mujeres es que no tienen pito. Si les damos un pito, ya no las van a acosar. A ver, ¿a quién acosan que tenga un pito? ¿Eh? ¿A quién?

—Jefe, ¿cómo les vamos a dar un pito?  ¿Me da más caldo de camarón, joven? Gracias. 

—Ah, pues muy fácil. Lo damos junto con el chayote de la ayuda social, pero antes, lo presumimos. Hay que presumir el pito que les vamos a dar a las mujeres en todos los medios y en todas las redes sociales. 

—Jefe, son viejas. No van a saber qué hacer con el pito. 

—Ah, pues les explicamos que le soplen. Si sienten que se les está acercando el acosador, que le saquen el pito y se lo soplen y verán como ya no las acosan. 

—¿Y eso de que va servir, jefe?

—Mira, el chiste es que sea un pito grande y fuerte, poderoso, pues. Cuando lo soplen va a ser tan potente que al acosador se le van a quitar las ganas. 

—Jefe, lo admiro

#CosasQueSoloPasanAqui

¿No que nunca jamás? Ahí vamos de nuevo hacia los extremos del odio. 


La semana pasada anduve ocupado con otro tema, y no pude comentar sobre la conquista que hizo Trump del Partido Republicano en los Estados Unidos. Como seguro ya sabes, contra toda expectativa racional, él será el candidato a la presidencia del país más poderoso del mundo. 

Es, para desgracia del mundo, un candidato con verdaderas probabilidades de ganar. 

De acuerdo con una encuesta de YouGov, el 68% de los votantes Republicanos están de acuerdo con él, y otra de RealClearPolitics muestra que Hilary Clinton solo lo aventaja por apenas 5.7 puntos porcentuales en las preferencias electorales. 


No sé tu, pero yo con solo imaginarme su dedo anaranjado junto al botón de la bomba, su firma autorizando la muerte de los niños hijos de terroristas, la ceremonia en la que se ponga la primera piedra del muro que dice que vamos a pagar; siento ñañaras. ¿Qué digo ñañaras? Pánico, carajo.


Pero Trump, su racismo, su misoginia y sus locuras no es un problema aislado a los Estados Unidos.  Johnny, la gente está muy loca.  En Europa soplan los mismos vientos, esos que creíamos extintos el siglo pasado. 

En Gran Bretaña habrá el 23 de junio un referendo para ver si permanece dentro de la Unión Europea o se chispa. El movimiento Brexit es liderado por Nigel Farage y su Independence Party, sobre una plataforma antimigrante y racista similar a la de Trump y, como la amenaza naranja, tiene amplias posibilidades de triunfo. 

No quieres ni imaginarte el cagadero que será de Europa sin la influencia de Gran Bretaña. 


Bueno, no tienes que imaginártelo mucho. Como diría Raul Velasco, aún hay más y todos son los sospechosos comunes, los mismos lugares, con la misma gente. 

En Francia, Marine Le Pen y su Frente Nacional se han vuelto tan serios contendientes a tomar el poder que en 2002 fue necesario que los partidos Conservador y Socialista hicieran un frente republicano en su contra. Eso no la ha detenido y su ideología anti-inmigrante, anti-musulmana, anti-semita e aislacionista va ganando terreno al grado que, según Le Fígaro, la mitad de los franceses ven a su creciente población musulmana como una amenaza. 


En Austria, Norbert Hofer y su partido protonazi de la Libertad (ahem, no mames), se perfila para ganar la presidencia. Si lo consigue, será la primera vez desde 1945 que éste país tenga un gobernante abiertamente ultra-nacionalista de extrema derecha. Por cierto, Hofer, igual que Trump, presume de ir a todos lados armados para protegerse. 

En Hungría,  Viktor Orban lleva seis años de Primer Ministro y, en los últimos años, ha construido bardas tipo Trump en las fronteras con Croacia, Serbia y Eslovenia para mantener afuera a los refugiados sirios. 


En Polonia, la Primer Ministro Beata Szydło llegó al poder en octubre pasado con el partido Ley y Justicia (otra vez ahem, no mamen) bajo una plataforma de purgar (si, usaron esa palabra) a Polonia de las influencias liberales y cosmopolitas de Occidente. Tras los ataques en Bruselas se echó para atrás de su compromiso de absorber 7,000 refugiados sirios. 


¿Ya pa qué le sigo con Turquía, Rusia y España; por no hablar de lo que pasó en los Balkanes durante los noventas?

Al final de la Segunda Guerra Mundial, cuando los horrores del Nazismo y sus fábricas de muerte salieron a la luz, los pueblos del mundo dijimos Nunca Jamás. 

Menos de un siglo más tarde, ahí vamos de nuevo hacia los extremos del odio, solo que ahora encabeza la fila el país más rico del mundo, la única superpotencia militar capaz de destruirlo. 

Oye, Romero, Jesús también era un pinche judío. 


Ayer Jorge Romero, diputado local del PAN, vetó a Salomón Achar como miembro honorífico de la Comisión de Derechos Humanos de la CDMX. ¿Su razón? Ser un pinche judío

Chulo de bonito, ¿no?

Romerito, así, en chiquito como él, es apodado como el  Führer por los achichincles trasnochados que le sirven de paleros en su organización protonazi conocida como Los Ocean, no sale de casa sin su celular, pañuelo e imágenes religiosas, entre ellas una de la Morenita y es un corruptazo que de jefe delegacional pedía un moche del 30% de los contratos asignados

Ah, también es integrante de la Comisión de Derechos Humanos de la ALDF. Si, ya sé, el chiste se cuenta solo. 

Eso si, dice que es muy devoto. Así le dijo a Publimetro:

Soy católico. Todo mi respeto está en la Iglesia, pero toda mi fe está en Dios

A pesar de la evidente repulsión que me causan todos los antisemitas en general, no deja de matarme de la risa aquellos, como Romerito, que se dicen muy devotos y muy creyentes de una religión cuyo principio rector es el amor al prójimo y que está basada en las enseñanzas y divinidad de Jesús, otro pinche judío igual a Salomón Achar

El 22 de junio de 2013, Romerito y su entonces novia Sandra García Bada, fueron a la Parroquia de San Felipe de Jesús en Cuernavaca acompañados de más de 500 invitados, entre los que estaban Mauricio Tabe, líder del PAN en el DF y gran amigo del novio; Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno; Adrián Rubalcaba, entonces delegado y hoy diputado por Cuajimalpa; Víctor Hugo Romo, entonces delegado y hoy diputado por Miguel Hidalgo y Héctor Serrano Cortés, entonces Secretario de Gobierno, hoy de Movilidad. 


Ahí, Romerito y Sandris se hincaron frente a la imagen del pinche judío, escucharon la misa, le pidieron al sacerdote que los bendiciera en nombre del pinche judío, hicieron los votos del matrimonio, comieron una hostia para simbolizar el cuerpo y bebieron vino para simbolizar la sangre y, así, según el rito de la Iglesia Católica, participar del misterio de la Eucaristía y comulgar con el pinche judío

Tal vez si la imagen que cuelga de la Parroquia de San Felipe de Jesús lo mostrara como probablemente lució, con piel color olivo y de ojos oscuros; tal vez si estuviera desnudo, como era usual que estuvieran los crucificados, y pudiera verse su circuncisión; tal vez así Romerito se habría dado cuenta de que Jesús, en quien deposita toda su fe, fue un pinche judío igual que Salomón Achar

Me pregunto si Romerito sabe porqué Jesús tenía hostias y vino en la última cena. Es más, me pregunto si sabe porqué se reunió a cenar con sus discípulos. Lo dudo, así que aquí se lo explico. 

Jesús, como todos los pinches judíos como él, de antes de él y después de él, se reunió con sus discípulos a celebrar una cena de Pesaj, la conmemoración y recuerdo de cuando Dios sacó a los pinches judíos de Egipto y los liberó de sus esclavitud. 


En esa cena, parte de la liturgia consiste en beber vino y comer pan ázimo, de ahí que los tenía a la mano. 

También hay un trozo de cordero que simboliza el sacrificio del cordero que los pinches judíos hicieron para marcar sus puertas y que el ángel de la muerte no tocará a sus primogénitos en la última plaga, de ahí que a Jesús sus fieles  los conocen también como el cordero de Dios. 

Pesaj es una de las conmemoraciones más trascendentes del judaísmo. Es cuando se reconoce al pueblo como uno mismo, cuando se reafirma el compromiso con Dios, cuando se celebra la libertad. Es el recuerdo de los milagros que demuestran el poder y la divinidad de Dios. Es el momento previo a la salida al desierto y la parada en el Monte Sinaí para recibir los 10 Mandamientos fundacionales de toda la vida, de cómo se ve el universo y de cómo hay que comportarse para con Dios y con el hombre. 

Eso fue para Jesús toda su vida hasta la última cena, eso ha sido para todos los pinches judíos por más de 5,000 años. 

Pero eso no lo sabe Romerito y si lo sabe, se le olvida. 

Se le olvida como también se le olvida que los discípulos de Jesús, además de ser en su mayoría pinches judíos, eran los pobres, los menesterosos, los excluidos. Se le olvida que el Sermón de la Montaña es un llamado al amor al prójimo. Se le olvida que lo que ofendía a Jesús más que otra cosa eran los mercachifles y los funcionarios hipócritas y corruptos, así, la gente como Romerito

Probablemente Romerito supone que Jesús sentiría desprecio por él, por sus corruptelas, sus miedos, sus odios, su racismo, su homofobia, sus pendejadas. De ahí que desprecie a los pinches judíos, correligionarios de Jesús


Ah, por cierto, igual que Jesús y Salomón Achar, yo también soy un pinche judío

Ratas que no entienden que no entienden

Las ratas en el Senado no acaban de entender que trabajan para nosotros. Por eso, porque no entienden, le cerraron el paso a la Ley 3de3. 

Bueno, por eso y por ratas. 

La 3de3 es una iniciativa ciudadana con más de 630,000 firmas que propone definir claramente la corrupción a partir de 10 tipos de conductas ilegales: soborno, desvío de fondos públicos, tráfico de influencia, abuso de funciones, enriquecimiento oculto, obstrucción de la justicia, colusión, uso ilegal de información falsa o confidencial, nepotismo y conspiración para cometer actos de corrupción.  

También propone que sean obligatorias las declaraciones patrimoniales, de intereses y fiscales para todo funcionario, de forma periódica y pública; directrices para la conducta ética esperada de los servidores públicos; un marco de responsabilidades único para todo el país y los servidores públicos en los tres órdenes de gobierno y órganos autónomos. 

Para terminar de amarrar, establece que las personas que denuncien un acto de corrupción, en el que se determine un daño al erario, podrán tener como recompensa un porcentaje de lo recuperado. 

Si quieres leerla, aquí está

La neta es que Juan Pardinas y sus muchachos del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) se lucieron. 

Y todo para que los senadores del PRI y del Verde lo echaran para abajo.

Discusión de la Ley 3de3

Pablito Escudero, senador pluri del Verde, yernito de Manlio Fabio Beltrones y presidente de la Comisión Anticorrupción del Senado (no te rías, oh, te estoy diciendo que no te rías) salió con la chulada de que no, de que la 3de3 viola la constitución al pedir se intervengan las llamadas de los políticos sospechados de corrupción. 

 Ustedes vienen a pedirnos que violemos la Constitución con intervenciones telefónicas. La verdad es que eso era lo que quería saber. Yo pensé que era un error, pero ahora entiendo que han venido, encabezados por ustedes, 600 mil ciudadanos a violar la Constitución. 

Y pues no, la verdad, tiene razón. Luego andan cachando a su patrón, Jorge Emilio González, dueño del Partido Verde, pidiendo una mordida de 2 millones de dólares para gestionar unos permisos para construir un hotel y un muelle. Así no lo podrían chamaquear a sus anchas. 

El difícil equilibrio entre corrupción y chamaqueo.

Al que tampoco le gusta eso de que lo escuchen en el teléfono es al coordinador de los senadores del PRI, Emilio Gamboa, pues luego lo cachan en plena movida, como cuando Kamel Naciff (si, el mismo que mandó al #GoberPrecioso a secuestrar a Lidia Cacho para que le dieran unos coscorrones), le encargó que matara la reforma a la Ley de Juegos y Sorteos y, Gamboa dijo ‘Pues entonces va pa’ atrás papá‘.

Gamboa: Vamos a sacar la reforma del Hipódromo cabrón, ya no del juego, del Hipódromo.

Naciff: ¿Para qué?

Gamboa: Para hacer juego allí, cabrón.

Naciff: ¿Cómo?… (Pausa) ¿Bueno?

Gamboa: ¿Cómo lo ves?

Naciff: No, no la chingues.

Gamboa: Entonces lo que tú digas, cabrón, por allí vamos, cabrón.

Naciff: Dale pa´ atrás, papá.

Gamboa: Pos entonces va´ pa atrás, esa chingadera no pasa en el Senado.

Naciff: A güevo.

Gamboa: Ok.

Naciff: Pos a güevo.

Gamboa: Te mando mi cariño.

Ha de dar penita que todo México se entere que recibes órdenes de Kamel, que matas iniciativas porque él te lo ordena, quién sabe a cambio de qué y bueno, ni que decir de cuando le mandas tu cariño. Pos a güevo, diría Kamel.

Naciff, seguido por Marin y Gamboa

Seguramente por eso Gamboa dijo que no le gustaba eso de que quien denunciara actos de corrupción se ganaría una recompensa, porque se desataría una cacería de brujas.

Don Emilio tiene razón, creo yo, pues se trata de que los únicos que ganen de la corrupción sean ellos, no se vale que los ciudadanos de a pie como tú y yo también saquemos raja. Eso solo pasa en los cuentos. 

Como buen Don, mandó a uno de sus muchachos más duchos a hacerle el trabajito a la 3de3 y dejarla chimuela: Raúl Cervantes, si, el mismo que ya se soñaba Ministro de la Corte, que había pedido licencia en el Senado un año antes para estar listo cuando Peña Nieto le lanzara el hueso y que el año pasado vio que hasta nuestra sociedad tiene límites de hartazgo a su política de cuachalas. No se le hizo. 

Tras el trabajito de Escudero y Cervantes, la 3de3 dejó de ser la misma de antes, ni sus más cercanos la reconocen. 

Saliendo del trabajo en el Senado


Adiós a la obligación de transparencia y manos limpias. Ahora los políticos escogerán si hacen públicos o no los montos, valores, especificaciones, ubicaciones de inmuebles y demás contenido de su declaración patrimonial, de sus cónyuges y dependientes económicos directos. Lo mismo para la declaración de conflicto de intereses. 

Llegaron al punto del cinismo de proponer que cuando el corrupto regrese la lana que se robe, no se le sancione. Como dirían los Poetas HuevosQué huevotes, me cae que qué huevotes

Para los políticos que no saben que robar es delito.

¿Sabes cuántos van a escoger sacar sus trapitos al sol? Exacto. 

Para que te des una idea, solo 96 de 500 diputados lo han hecho y del gabinete presidencial, sólo uno, Pepe Calzada, secretario de Agricultura, cosa que le molestó tanto al preciso que el 6 de abril llamó a una reunión de todo el gabinete con el único propósito de cagarselo. 

Según Salvador García Soto, así les dijo Peña a sus muchachos:

Aquí el único que puede tomar decisiones soy yo. Nadie más puede tomar decisiones a título personal.

La señora de la casa, haciendo limpieza.

Mientras tanto, las ratas de dos patas —y peor, de dos manos— siguen robando que da gusto, siguen sirviéndose del dinero público para negocios privados, siguen preguntando, con tono ofendido, que qué nos pasa? que porqué tan encabronados si aquí todo está a toda madre​?

Si, ajá, ¿y su nieve?

¿Hasta cuándo, eh? ¿Hasta cuándo?