Trump = Hitler

Amigos me han dicho que no debo comparar a Trump con Hitler; que son peras y manzanas. Algunos, incluso, me preguntan que si mi casa no tiene muros y que, si entonces, porqué me quejo del muro de Trump.

El tema no es el muro.

Los temas, más bien, son estos, y verán que no son peras y manzanas, sino manzanas rojas, verdes o amarillas, pero manzana al fin:

  • Secuestro de un partido político ✔️
  • Campaña presidencial basada en el miedo, la intimidación, el odio, mentiras, chivos expiatorios, division de la sociedad. ✔️
  • Ausencia de ideología clara en las posturas del líder, a excepción del tema recurrente de los otros, los indeseables. ✔️
  • Simpatizantes que llevan a cabo actos violentos en contra de las minorías percibidas como el enemigo indeseable, alentados, disculpados y defendidos por el líder. ✔️

  • El enemigo indeseable lo es no en lo individual, sino en grupo; no por sus acciones particulares, sino por pertenecer a una etnia y profesar una religión. ✔️
  • Deshumanización del enemigo indeseable. ✔️
  • El líder llega al poder con un voto minoritario y una legitimidad cuestionada. ✔️
  • El líder hace alianzas con otro líder (otra vez ruso, pero eso es coincidental), cuya política expansionista es cuestionada por el mundo entero. ✔️
  • Otros líderes aplauden las políticas xenofobas y excluyentes del líder. ✔️
  • El líder intimida a diversas empresas para que cancelen compromisos de inversión previamente asumidos.  ✔️

  • El líder repite constantemente mentiras (hechos alternativos, les llaman ahora) para crear una percepción de verdad. Cuestionado al respecto, el vocero del líder dice que el líder cree en lo que cree y ya.  ✔️

  • El líder empieza a hacer una lista de los periodistas amigos y enemigos. ✔️
  • El líder gobierna por decreto, no a través del legislativo. ✔️
  • El líder emite un decreto de deportación masiva de indeseables. ✔️
  • El líder cuestiona la legitimidad de las decisiones judiciales que pretenden proteger al indeseable. ✔️
  • El líder insulta a los legisladores que no coinciden con su orden de deportación masiva.  ✔️
  • El líder amenaza con revisar las opiniones en medios de comunicación de aquellos que quieran entrar al país. ✔️
  • El líder coloca a sus consejeros políticos en el consejo de seguridad nacional. ✔️
  • El líder fomenta una política y discursos públicos de estas conmigo, o estás contra todo el país. ✔️

  • La justificación del líder para sus atropellos es el bien común. ✔️

  • El líder minimiza sus atropellos a los derechos de los indeseables diciendo que son apenas una minoría, poquitas personas, los demás no están afectados. ✔️

  • El aparato del Estado no permite a los indeseables reunirse con sus abogados, les impide una defensa adecuada. ✔️
  • La sociedad es autocomplaciente e indulgente, piensa que eso, aquí, no va a pasar, justo cuando está ocurriendo frente a sus ojos. ✔️
  • Miembros de otras minorías distintas a los indeseables guardan silencio y, en los peores casos, aplauden los ataques contra los indeseables, ya sea por miedo o porque comparten los prejuicios del líder. ✔️

Robert Kagan, una mejor pluma que yo, tiene un gran texto sobre el fascismo de Trump. Léelo.

Por si todo esto fuera poco, ahora el gobierno de Trump está empezando a hacer un revisionismo suave del holocausto. Así como lo lees.

En su declaración de solidaridad del día de su conmemoración, ni la palabra judío ni la palabra antisemítismo aparecen una sola vez. Habla de los inocentes, no de los judíos.

Cuestionada al respecto, la Casa Blanca dijo que el propósito de no mencionar a los judios era para hacer el mensaje más incluyente, como si los judíos nos hubiésemos apropiado históricamente de algo que es de todos.

En otra entrada, hago un pequeño relato de ficción sobre lo que será la vida en USA si Trump se sale con la suya. Está en inglés pero, si quieres, también léelo.

La receta contra éste mal todos la conocemos: consiste en no dejarnos amedrentar, en no tener miedo, en saber que si es posible que los horrores del pasado se repitan, en no ser indolentes con la banalidad del mal, en alzar la voz para defender al indeseable aunque el indeseable te sea indeseable a ti también, en no hacer caso de tus prejuicios y fobias.

En tres palabras, la receta contra esto es: ser un mench. Y tu, ¿tienes el valor, o te vale?

Anuncios

Trump y Hitler


Amigos me han dicho que no debo comparar a Trump con Hitler; que son peras y manzanas. Algunos, incluso, me preguntan que si mi casa no tiene muros y que, si entonces, porqué me quejo del muro de Trump. 

El tema no es el muro. 

Los temas, más bien, son estos, y verán que no son peras y manzanas, sino manzanas rojas, verdes o amarillas, pero manzana al fin:

  • Secuestro de un partido político ✔️
  • Campaña presidencial basada en el miedo, la intimidación, el odio, mentiras, chivos expiatorios, division de la sociedad. ✔️
  • Ausencia de ideología clara en las posturas del líder, a excepción del tema recurrente de los otros, los indeseables. ✔️
  • Simpatizantes que llevan a cabo actos violentos en contra de las minorías percibidas como el enemigo indeseable, alentados, disculpados y defendidos por el líder. ✔️

  • El enemigo indeseable lo es no en lo individual, sino en grupo; no por sus acciones particulares, sino por pertenecer a una etnia y profesar una religión. ✔️ 
  • Deshumanización del enemigo indeseable. ✔️
  • El líder llega al poder con un voto minoritario y una legitimidad cuestionada. ✔️
  • El líder hace alianzas con otro líder (otra vez ruso, pero eso es coincidental), cuya política expansionista es cuestionada por el mundo entero. ✔️
  • Otros líderes aplauden las políticas xenofobas y excluyentes del líder. ✔️
  • El líder intimida a diversas empresas para que cancelen compromisos de inversión previamente asumidos.  ✔️


  • El líder repite constantemente mentiras (hechos alternativos, les llaman ahora) para crear una percepción de verdad. Cuestionado al respecto, el vocero del líder dice que el líder cree en lo que cree y ya.  ✔️

  • El líder empieza a hacer una lista de los periodistas amigos y enemigos. ✔️
  • El líder gobierna por decreto, no a través del legislativo. ✔️
  • El líder emite un decreto de deportación masiva de indeseables. ✔️
  • El líder cuestiona la legitimidad de las decisiones judiciales que pretenden proteger al indeseable. ✔️
  • El líder insulta a los legisladores que no coinciden con su orden de deportación masiva.  ✔️
  • El líder amenaza con revisar las opiniones en medios de comunicación de aquellos que quieran entrar al país. ✔️
  • El líder coloca a sus consejeros políticos en el consejo de seguridad nacional. ✔️
  • El líder fomenta una política y discursos públicos de estas conmigo, o estás contra todo el país. ✔️

  • La justificación del líder para sus atropellos es el bien común. ✔️

  • El líder minimiza sus atropellos a los derechos de los indeseables diciendo que son apenas una minoría, poquitas personas, los demás no están afectados. ✔️

  • El aparato del Estado no permite a los indeseables reunirse con sus abogados, les impide una defensa adecuada. ✔️
  • La sociedad es autocomplaciente e indulgente, piensa que eso, aquí, no va a pasar, justo cuando está ocurriendo frente a sus ojos. ✔️
  • Miembros de otras minorías distintas a los indeseables guardan silencio y, en los peores casos, aplauden los ataques contra los indeseables, ya sea por miedo o porque comparten los prejuicios del líder. ✔️

Robert Kagan, una mejor pluma que yo, tiene un gran texto sobre el fascismo de Trump. Léelo. 

Por si todo esto fuera poco, ahora el gobierno de Trump está empezando a hacer un revisionismo suave del holocausto. Así como lo lees. 

En su declaración de solidaridad del día de su conmemoración, ni la palabra judío ni la palabra antisemítismo aparecen una sola vez. Habla de los inocentes, no de los judíos. 

Cuestionada al respecto, la Casa Blanca dijo que el propósito de no mencionar a los judios era para hacer el mensaje más incluyente, como si los judíos nos hubiésemos apropiado históricamente de algo que es de todos. 

En otra entrada, hago un pequeño relato de ficción sobre lo que será la vida en USA si Trump se sale con la suya. Está en inglés pero, si quieres, también léelo. 

La receta contra éste mal todos la conocemos: consiste en no dejarnos amedrentar, en no tener miedo, en saber que si es posible que los horrores del pasado se repitan, en no ser indolentes con la banalidad del mal, en alzar la voz para defender al indeseable aunque el indeseable te sea indeseable a ti también, en no hacer caso de tus prejuicios y fobias. 


En tres palabras, la receta contra esto es: ser un mench. Y tu, ¿tienes el valor, o te vale?

They Came; a tale about Trump’s America. 

They came. 

It was not in the middle of the night, as I had feared, but they came all the same. 

They came as I knew they would. We were on their list, and so they came. They had their orders, you see? That’s why they came. 

No knock. No warning. They just came.

They broke down our door. They broke our window, too. 

They came with snarling dogs, with sticks, with handcuffs, with pointed guns, with bloodlust filled eyes. That’s how they came. 

They snatched my little girl’s earphones from her head. That’s what they took first. Then came our phones, my watch, my wife’s necklace, too. Even my son’s baseball bat and glove. 

They came and they handcuffed my son, my daughter, my wife and me. 

They came and they marched us out from our house, our home. They marched us out, gagged and bound. 

It was a Sunday afternoon. 

My neighbors came out, I’m sure they heard the noise, the crash and bang. They came out and stared and watched as they came and took us away. 

No one spoke. There was no other sound except that of some doors being shut. 

I could see Bill and Terry, who used to come over for a drink or two, once in a while. 

I could see John and Martha, whose little boy, Timmy, fell off a tree once and broke his left arm. I took him to the hospital, John was away and Martha, well, Martha was a mess. My wife stayed with her. 

I could see Barbara, the neighborhood flirt who was no flirt at all, just a single mom, with two jobs and a son, who had long legs and liked to wear short skirts and brought chicken broth and brownies when someone was sick. The wives hated her. 

I could see Dick. Six months ago he borrowed my drill and hadn’t returned it yet. Damn. Now he never would. His wife Jane was there, too. She had a bruised eye. Must’ve bumped against the door again. 

I could see Tom and Jerry, the gay couple from across the street, staring, fear in their eyes, wondering not if, but when, they’d come for them. They’re on a list too, you see?

They were the last I saw before the black hood came down. 

They shoved us into the van. 

They took us away. 

We were undesirables, you see? No room for both. No room for us. 

They came. 

They came and no one said a word. 

They came and away we went. 

They came. 

Mochila insegura. 


Ayer recibí el aviso de la escuela de mis hijas sobre la implementación del programa Mochila Segura 

Me hizo enojar. 

Por supuesto, hice saber a la escuela mi negativa a autorizar la revisión de las pertenencias de mis hijas. 

Mi posición no es caprichosa y a continuación explico mis razones:

  1. La revisión aleatoria de pertenencias es una invasión a la privacidad de las personas que va en contra de los valores más elementales de una sociedad de leyes y de respeto a los derechos humanos. 
  2. Nuestros hijos, todos nuestros hijos, tienen derecho a la privacidad e intimidad que les representan sus mochilas y loncheras. Revisarlas de forma aleatoria y arbitraria viola ese derecho elemental.
  3. El que sean niños y su capacidad de defensa esté disminuida no hace menor la violación. De hecho, la agrava.  Nos toca a nosotros, como los adultos responsables de ellos, velar por sus derechos.
  4. La revisión no es inofensiva. Si se acostumbra a las personas, desde niños, a la violación sistemática de éste derecho por las figuras de autoridad en sus vidas (la escuela, los maestros, los padres),  cuando llegan a la edad adulta ya no les importa el mismo, ya están condicionados.
  5. Cuando la renuncia o dilución de derechos se hace ordinaria, se hace normal, entonces el resto de los derechos también pueden ser diluidos o disminuidos. No puedo aceptar está normalización para mis hijas. Tampoco creo que la podamos aceptar como sociedad para los demás alumnos.
  6. Puede alegarse —se alega, de hecho— que la razón de dilución de éste derecho está justificado en las consideraciones de seguridad que lo rodean, pero la historia nos ha demostrado que cuando se renuncia a los derechos en favor de la seguridad, al cabo del tiempo no se tienen ni derechos ni seguridad.
  7. Por lo demás, el programa y la revisión misma, están prohibidas por nuestra Constitución pues nadie puede ser molestado en su persona, familia, domicilio, papeles o posesiones, sino en virtud de mandamiento escrito de la autoridad competente, que funde y motive la causa legal del procedimiento; mandamiento que debe ser individualizado y singular.

Sobre los horribles hechos en Monterrey que empujaron a ésta aberración, solo me queda decir una cosa: el problema no está en la mochila, sino en casa. Algunos padres de hoy en día han abdicado de su responsabilidad para con sus hijos. El iPad les parece una niñera adecuada “para que se entretenga el niño“. No mamen. 

A los hijos hay que darles amor, atención, supervisión, guía, tiempo en cantidad y calidad. Hacer un hábito en casa platicar los altibajos de la vida, desarrollar una relación de confianza mutua y, sobre todo, de valorización de su persona. 

El problema se resuelve haciéndolos más personas, no menos. El problema se resuelve dándoles derechos y obligaciones, no violando los que tienen. 

Los saqueos y el señor López


Leo y releo en redes sociales que las protestas, los disturbios, los actos de vandalismo, el cierre de carreteras y vialidades, las “clausuras simbólicas” de gasolineras, los saqueos son obra “del gobierno” o “del PRI”.  

Adictos a la conspiración de buró se decantan explicando cómo todo esto beneficia al gobierno federal y al PRI “para que la gente tenga miedo de salir a manifestarse” o “para que el tema de conversación sean los disturbios y no el gasolinazo” o alguna otra variedad de esquizofrenia, aderezada de “entrevistas” y “testimonios” de los mismos vándalos y saqueadores de cómo “todo lo operaron los representantes del PRI en las colonias” o de cómo “los policías les cobraban una lana para dejarlos robar”.

No mamen. 

En política, los fenómenos se explican con una sola pregunta: ¿a quién beneficia? Contestada ésta, todo cobra sentido. 

Ojo, yo no soy partidario del PRI ni de Peña, pero me resulta más creíble que la mano que mueve los hilos sea otro personaje.

Aquí tengo yo algunas preguntas para responder esa:

1. ¿Por que la gente le cree a los supuestos vándalos entrevistados? ¿Qué les hace pensar que dicen la verdad?

2. ¿En que se beneficia el PRI con los saqueos? ¿No generan ingobernabilidad y descontento social? ¿No le quita votos en las elecciones del año que viene en el Edomex? ¿No generan la percepción de que el gobierno es ineficaz para proveer de seguridad a los ciudadanos? ¿No demuestra el enorme, insondable, quizá irreparable vacío de autoridad?


3. ¿Quién podría beneficiarse de los disturbios? ¿A quien le conviene achacárselos al PRI? ¿Quien tiene el control de grupos de choque de ‘izquierda’ en todo el país? ¿Quién ha promovido una y otra vez que se de amnistía a cuanto grupito de inconformes con lo que sea se dan su taco destruyendo y robando en Oaxaca, en Guerrero, en la Ciudad de México? ¿Quién dejó morir a dos policías en Tláhuac para no meterse con el mítico México Bronco y sus sagrados Usos y Costumbres? 


4. ¿Por qué los disturbios más fuertes y visibles son en el Edomex? ¿Donde hay una elección el año que entra que se ve como laboratorio de la elección presidencial del ’18?

5. ¿A qué otro grupo le conviene la inestabilidad? ¿Al narco? ¿A la guerrilla? 

6. ¿Quién ha hecho toda su carrera política usando la razón de la fuerza en vez de la fuerza de la razón? ¿Quien se llama a sí mismo el caudillo de los pobres? ¿Quien vive del discurso del odio, del ustedes contra nosotros, del pueblo bueno e impoluto y la mafia en el poder? 


7. ¿Quien lleva diez años sin sueldo pero tiene estructura, recursos, vehículos, gente, organización en todo el país?

8. ¿Quién, señor López? ¿Quién?

2016 fue bueno para mi. 

Para mi el 2016 fue un buen año. Tengo mucho que agradecer en éste ciclo que termina. 

Si, tuvo sus sinsabores (todavía no me repongo de que haya ganado Trump y cuantos grandes de la música se fueron, Arjona ahí sigue), pero siempre he preferido contar mis bendiciones que fijarme en lo que me hace daño. 

Lo primero, lo más, es que mis seres queridos y yo estamos aquí, sanos, salvos, bebiendo aún del vino de la vida. Ya con eso va uno de gane. 

Éste año vio la luz Lo que mata no es la bala, mi hija de papel y tinta que tanto esfuerzo me costó y de la que estoy tan orgulloso. Saberla en el mundo, en las manos de propios y extraños me llena de emoción. 

Profesionalmente fue un año muy satisfactorio. Casos interesantes, nuevos clientes, muchas victorias y una que otra derrota que como duelen, pero enseñan. En esto de ser abogado, nadie tiene 1000 de bateo, pero es tan bonito que hasta cuando se pierde, se gana experiencia. 

Hablando de bateo: ¡ganaron los Cubs! ¡Ganaron los pinches Cubs! Saludos a la cabra. 

Me siento afortunado. Cierro el año contento, con el corazón lleno de amor por mi esposa, mis hijas, mis padres, mis hermanos, mis sobrinos, mis cuñados, mis suegros, mis amigos, mis socios, mis hermanos que nacieron en otra casa y de otros padres, mis clientes, adversarios, mis lectores y hasta para mis malquerientes.