Trump y Hitler


Amigos me han dicho que no debo comparar a Trump con Hitler; que son peras y manzanas. Algunos, incluso, me preguntan que si mi casa no tiene muros y que, si entonces, porqué me quejo del muro de Trump. 

El tema no es el muro. 

Los temas, más bien, son estos, y verán que no son peras y manzanas, sino manzanas rojas, verdes o amarillas, pero manzana al fin:

  • Secuestro de un partido político ✔️
  • Campaña presidencial basada en el miedo, la intimidación, el odio, mentiras, chivos expiatorios, division de la sociedad. ✔️
  • Ausencia de ideología clara en las posturas del líder, a excepción del tema recurrente de los otros, los indeseables. ✔️
  • Simpatizantes que llevan a cabo actos violentos en contra de las minorías percibidas como el enemigo indeseable, alentados, disculpados y defendidos por el líder. ✔️

  • El enemigo indeseable lo es no en lo individual, sino en grupo; no por sus acciones particulares, sino por pertenecer a una etnia y profesar una religión. ✔️ 
  • Deshumanización del enemigo indeseable. ✔️
  • El líder llega al poder con un voto minoritario y una legitimidad cuestionada. ✔️
  • El líder hace alianzas con otro líder (otra vez ruso, pero eso es coincidental), cuya política expansionista es cuestionada por el mundo entero. ✔️
  • Otros líderes aplauden las políticas xenofobas y excluyentes del líder. ✔️
  • El líder intimida a diversas empresas para que cancelen compromisos de inversión previamente asumidos.  ✔️


  • El líder repite constantemente mentiras (hechos alternativos, les llaman ahora) para crear una percepción de verdad. Cuestionado al respecto, el vocero del líder dice que el líder cree en lo que cree y ya.  ✔️

  • El líder empieza a hacer una lista de los periodistas amigos y enemigos. ✔️
  • El líder gobierna por decreto, no a través del legislativo. ✔️
  • El líder emite un decreto de deportación masiva de indeseables. ✔️
  • El líder cuestiona la legitimidad de las decisiones judiciales que pretenden proteger al indeseable. ✔️
  • El líder insulta a los legisladores que no coinciden con su orden de deportación masiva.  ✔️
  • El líder amenaza con revisar las opiniones en medios de comunicación de aquellos que quieran entrar al país. ✔️
  • El líder coloca a sus consejeros políticos en el consejo de seguridad nacional. ✔️
  • El líder fomenta una política y discursos públicos de estas conmigo, o estás contra todo el país. ✔️

  • La justificación del líder para sus atropellos es el bien común. ✔️

  • El líder minimiza sus atropellos a los derechos de los indeseables diciendo que son apenas una minoría, poquitas personas, los demás no están afectados. ✔️

  • El aparato del Estado no permite a los indeseables reunirse con sus abogados, les impide una defensa adecuada. ✔️
  • La sociedad es autocomplaciente e indulgente, piensa que eso, aquí, no va a pasar, justo cuando está ocurriendo frente a sus ojos. ✔️
  • Miembros de otras minorías distintas a los indeseables guardan silencio y, en los peores casos, aplauden los ataques contra los indeseables, ya sea por miedo o porque comparten los prejuicios del líder. ✔️

Robert Kagan, una mejor pluma que yo, tiene un gran texto sobre el fascismo de Trump. Léelo. 

Por si todo esto fuera poco, ahora el gobierno de Trump está empezando a hacer un revisionismo suave del holocausto. Así como lo lees. 

En su declaración de solidaridad del día de su conmemoración, ni la palabra judío ni la palabra antisemítismo aparecen una sola vez. Habla de los inocentes, no de los judíos. 

Cuestionada al respecto, la Casa Blanca dijo que el propósito de no mencionar a los judios era para hacer el mensaje más incluyente, como si los judíos nos hubiésemos apropiado históricamente de algo que es de todos. 

En otra entrada, hago un pequeño relato de ficción sobre lo que será la vida en USA si Trump se sale con la suya. Está en inglés pero, si quieres, también léelo. 

La receta contra éste mal todos la conocemos: consiste en no dejarnos amedrentar, en no tener miedo, en saber que si es posible que los horrores del pasado se repitan, en no ser indolentes con la banalidad del mal, en alzar la voz para defender al indeseable aunque el indeseable te sea indeseable a ti también, en no hacer caso de tus prejuicios y fobias. 


En tres palabras, la receta contra esto es: ser un mench. Y tu, ¿tienes el valor, o te vale?

Sobre el Autor Alberto Mansur

Abogado litigante en derecho mercantil y civil. Llevo pleitos de negocios. Autor de #LoQueMataNoEsLaBala. Dueño del #PrietitoEnElArroz. Lavo y plancho ajeno.

3 comentarios

  1. “El líder llega al poder con un voto minoritario y una legitimidad cuestionada.” ✔️

    Minoritario en el voto popular, sí. Sin embargo, el voto popular es irrelevante.

    En los EE.UU. el voto popular (una persona – un voto) es intrascendente. Para ganar la elección presidencial hay que ganar el voto electoral definido como:

    “El Colegio electoral es el cuerpo encargado de elegir a un determinado representante político mediante el sistema de sufragio indirecto. En el sistema de sufragio indirecto los votantes no eligen directamente al candidato sino a electores, que a su vez tienen la misión de elegir al candidato.”

    De esta manera, Trump ganó la presidencia con una legitimidad del 100%. El resultado de su elección es incuestionable.

    Eso sí, muchos de nosotros estamos mentando madres de dicho resultado y tenemos 2 años para el voto de ‘mid term’ donde tendremos que ganar el congreso y el senado para poder frenar tantas de sus iniciativas. Y 4 años para que los demócratas ofrezcan algo nuevo y no más de lo mismo.

    Esto es el precio de la democracia ‘American style’.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: