AMLO es un cobarde.

Con todo respeto, López es un cobarde. A las cosas y personas hay que llamarlas por su nombre.

Cobarde. – Persona que siente miedo ante situaciones difíciles o muestra falta de valor para emprender acciones peligrosas o que conllevan cierto riesgo

A López le falta valor para tomar decisiones difíciles y para emprender acciones que conllevan cierto riesgo.

Le falta, por ejemplo, valor para admitir que se equivocó en algo, en lo que sea.

Imaginemos, como el Chicharito, cosas chingonas:

—Ciudadanos, me equivoqué. Me equivoqué sobre el aeropuerto, el tren y la refinería. No tenía los datos técnicos suficientes y me equivoqué. Vamos a rectificar.

—Ciudadanos, me equivoqué. Me equivoqué sobre las estancias infantiles y los refugios para mujeres en situación de violencia. Las madres trabajadoras y las mujeres golpeadas tienen que tener lugares seguros donde llegar. Vamos a rectificar.

—Ciudadanos, me equivoqué. Me equivoqué sobre el desabasto de medicinas. Me equivoqué y asumo la responsabilidad de la muerte de Mariana, la niña de 7 años que murió por falta de medicinas. Vamos a rectificar.

Pero no. López es infalible. Es un cobarde que no tiene los huevos de admitir un error y de rectificar el rumbo.

López no tiene el valor de enfrentar sus responsabilidades, todo es siempre culpa de algún interés oscuro, nunca de él.

El ejemplo más ruin de su cobardía es el exigir que las enfermeras o doctores (a los que les retrasa el pago de su sueldo y que hoy ganan menos que sus ninis) compren para sus pacientes medicinas de 35 mil pesos que su gobierno no compra.

Aquí el video.

Para López la responsabilidad de la muerte de Mariana, esa niña de 7 años ¡es de las enfermeras y doctores que no pagaron la medicina y no de su gobierno que no la compró! ¿Se puede ser más cobarde que eso?

No, señor Presidente. Así no.

Los ciudadanos sabemos en qué sociedad vivimos, una sociedad en la que siempre, SIEMPRE, se ayudan los unos a los otros. Lo que estamos viendo es el tipo de Gobierno que tenemos: el peor, irresponsable, cobarde.

No hay que buscar más culpables de la muerte de Mariana o de tantos pacientes: fueron López y sus funcionarios cobardes e ineficientes como Jorge Alcocer, Secretario de Salud, que dijo que no importaba si un niño no recibía el medicamento en la hora y día previsto, que podían esperar.

Ah, y del narco mejor ni hablamos. A López le da miedo hasta nombrarlos, ya no digamos combatirlos.

De gira por Oaxaca, López fue interceptado por un grupo de pobladores que le pidieron enviara al Ejército para detener los altos índices de violencia en el estado.

—No se dialoga con los agresores. Se garantiza un derecho inmediato. Manden al Ejército inmediatamente. No tenemos armas—, dijo desesperado un poblador.

—El Ejército no se usa para reprimir al pueblo—, respondió López.

—¡Carajo!, ¿el narco es pueblo?

—Sí, es pueblo, todos son seres humanos—, dijo López.

Aquí el video

Lo dicho: López es un cobarde.