La #CuartaRestauración de la Dictadura Mexicana

Hoy es el segundo día del gobierno de López Obrador, del cambio verdadero, de la honestidad valiente, de primero los pobres.

Ayer empezó lo que el Presidente de la República ha llamado la Cuarta Transformación.

¿Las otras tres?

La Independencia, la Reforma, la Revolución.

Esos son los tres puntos de inflexión que han definido, según la visión ahora oficial de la historia, el destino de nuestro país.

Es interesante que se dejen de lado el nacimiento del PRI, la expropiación petrolera, el desarrollo estabilizador, el 2 de octubre (¿no que no se olvida?), la bienvenida de la oposición al Congreso, el terremoto del ’85, la caída del sistema del ’88, el TLCAN, el IFE, las muertes de Colosio, Ruiz Massieu y el cardenal Posadas, el EZLN, la crisis del ’95, la alternancia en la presidencia en el ’00 … por nombrar algunos de los eventos que han forjado al México moderno.

Ya del internet, el comercio electrónico, los periódicos digitales, YouTube y las redes sociales, mejor ni hablamos.

¿Qué tienen en común las tres transformaciones entre sí?

Lo primero es la guerra.

Las tres transformaciones fueron resultado de guerras civiles en las que los mexicanos no pudimos resolver nuestras profundas diferencias a través del diálogo y la negociación y decidimos matarnos los unos a los otros, dejar correr la sangre, demostrar, en palabras de Álvaro Obregón que el que más mata, más manda.

Cientos de miles de mexicanos dejaron la vida en las tres transformaciones que glorifica nuestro gobierno.

¿Es eso a lo que aspiramos? ¿Treinta millones de mexicanos votaron por la razón de la fuerza y no por la fuerza de la razón? ¿Neta?

La segunda similitud entre las tres primeras transformaciones es el autoritarismo.

El primer gobernante emanado de la guerra de independencia fue Iturbide quien se autonombró Agustín I, Emperador de México. Así nomas.

De la Guerra de Reforma salieron los monarcas Oaxaqueños: Júarez y Díaz. Ambos dictadores que llegaron al poder con buenas intenciones y que fueron consumidos, corrompidos, por el poder absoluto que acumularon y que no supieron soltar a tiempo.

De la Revolución salió el PRI y su dictadura perfecta de más de 70 años.

La tercera similitud entre las tres transformaciones es que, en el fondo, sirvieron para poco.

Fueron gatopardismo violento en el que todo cambio para permanecer igual.

El único cambio verdadero de estas transformaciones fue el grupo que obtuvo y se quedó en el poder. Nada más.

Los pobres siguieron siendo pobres.

Los faltos de oportunidades siguieron faltos de oportunidades.

El poder siguió en manos de unos cuantos.

Esos cuantos siguieron haciendo negocios privados con los bienes públicos.

El legado de las tres transformaciones con las que equipara López su movimiento es el de la sangre y el garrote

¿Cuál será el de la Cuarta?

El Presidente ha dicho que quiere pasar a la Historia (así, con H mayúscula) y ocupar un sitio junto al de Hidalgo, Júarez, Madero y Cárdenas.

Ojalá que no.

Hidalgo incendió al país y acabó fusilado, su cabeza colgada de la Alhóndiga de Granaditas.

Júarez incendió al país y murió aferrado al poder, a punto de ser derrocado por un movimiento cuyo principal objetivo era la no reelección.

Madero incendió al país y acabó asesinado arteramente por las mismas fuerzas que desencadenó.

No son buenos ejemplos ni buenos augurios.

La Cuarta Transformación puede ser eso, una transformación de fondo de la vida nacional.

Puede ser, también, una Restauración del legado de las tres primeras. Está en las manos del Presidente escoger su destino.

Anuncios

Los Nouveau Fifis de la Cuarta Restauración

Todos son diferentes hasta que llegan al poder. El poder los hace a todos iguales.

Mira nomás:

1.-—Dígame —dice él.

—Les pido que se retiren. Están en una propiedad privada —dice ella.

—¿Me pide que me retire? ¿Quién es usted? —dice él.

—Yo soy la apoderada legal de la empresa. Esto es una propiedad privada —dice ella.

—¿Cómo se llama usted? —dice él.

Ella da su nombre —María Azucena Godínez.

Él lo apunta.

Están rodeados.

Está la multitud con machetes, con la soberbia del anonimato y la fuerza de la masa.

Están las cámaras, los micrófonos.

—A ver, amenázanos con la policía —dice una voz de la multitud.

Ella no se achica.

—Es propiedad de la empresa y les pido que se retiren por favor porque si no se van a meter en problemas —dice ella.

—No. Yo no me voy a meter en problemas, yo soy el ingeniero Jiménez Espriú. Seré el Secretario de Comunicaciones y Transportes a cargo de la construcción del nuevo aeropuerto. Entonces, tome nota de mi nombre y mi numero y me acusa usted ante el Ministerio Público —dice él y sigue tomando los datos de ella y del dueño de la propiedad en la que están.

—Les pido que se retiren. Están en una propiedad privada —insiste ella.

—Usted me está corriendo de su casa —dice él.

—Si. Le estoy pidiendo que se retiren por favor. Esto es propiedad privada.

—Está bien. Me voy a retirar, pero yo soy el ingeniero Jiménez Espriú, Secretario de Comunicaciones y Transportes a partir del 1 de diciembre. Dígale al dueño de la empresa que lo voy a citar para que me muestre todos los documentos sobre la mina —amenaza él.

—Todo está en orden —dice ella.

—Yo voy a querer también el estudio de remediación de la mina —dice la que será Secretaria del Medio Ambiente.

—Tenemos toda la documentación —dice ella. Sigue sin achicarse.

—Dígale al señor que prepare todos sus documentos, porque se los vamos a pedir.

—Yo soy la apoderada legal de la empresa. Con gusto se los hago llegar —dice ella.

—Mientras tanto ya nos vamos porque usted nos está corriendo —dice él.

—No los estoy corriendo. Esto es propiedad privada —dice ella.

—De una ve le decimos que vamos a pedirle, de inmediato, el día dos, les vamos a requerir que nos demuestre fehacientemente que están en la legalidad de lo que están haciendo. Vámonos —dice él.

Hasta aquí ésta escena.

2.- Luego está el diputado Charrez. Puta madre con el diputado Charrez.

Iván Fuentes, murió calcinado en un accidente donde estuvo involucrado el diputado federal de Morena, Cipriano Charrez Pedraza.

Yo no sé si Charrez causó su muerte o no, eso le toca a las autoridades.

Lo que si sé es que Charrez sigue en su curul, sigue con su fuero, sigue sin que lo toque el pétalo de un reclamo.

También sé que ni Morena ni López Obrador le han hecho un exhorto para que se sujete a proceso y se esclarezca la verdad.

Ah, y también sé que los padres de Iván, que viven en un municipio gobernado por el hermano del diputado, ya fueron a otorgarle al diputado Charrez “el perdón legal” por la muerte de su hijo.

Hasta aquí ésta escena.

3.-Los diputados se dan unos créditos blandos sobre su nómina que no los tiene ni Obama.

Esos créditos son con cargo a nuestros impuestos y a tasas del 7% anual cuando en el mercado la tasa va del 23 al 45% anual.

El Comité de Administración de la Cámara de Diputados, en la que Morena manda y decide, ratificó esta prestación.

También, en otro gesto de austeridad republicana, continuarán los viáticos en efectivo para los legisladores: desde 12 mil 270 pesos mensuales para quienes viven en Querétaro hasta los tres mil 540 pesos para los chilangos y aquellos que viven en la zona metropolitana.

Iban a duplicarlos, pero luego siempre no.

Hasta aquí las escenas del Congreso de la Cuarta Restauración.

4.- Y la boda. Si, la boda. Esa boda.

Cesar Yáñez es el escultor de la imagen de su jefe.

La Honestidad valiente; Por el bien de todos, primero los pobres; la República amorosa; El cambio verdadero; la Austeridad republicana; la Presa fifi; la Mafia del poder; todas son hijas de la cabeza de Cesar Yáñez.

Todo para caer en los mismos excesos que lleva veinte años criticando.

Dos tiempos de langosta.

Camarones.

La fiesta.

La pinche puta portada en el Hola.

Bueno, la boda es lo de menos.

También está el tráfico de influencias en beneficio de la novia, ahora esposa.

En octubre de 2016 Dulce Silva, entonces novia, ahora esposa de Yáñez, fue acusada y detenida por lavado de dinero. (Antes de que se dejen venir los chairos, si, ya sé que no se los demostraron y que la ampararon y que está libre. Ese no es el punto 🙄).

Yáñez llamó al Procurador de Puebla para que intercediera por ella. Es normal, cualquier Fifi que pudiera lo habría hecho.

Hasta aquí esta imagen.

5.- Quizás el mejor ejemplo de los nouveau fifis y la Cuarta Restauración lo dio Noroña.

Gerardo Fernández Noroña aclaró que él no es ni será una persona austera.

En un mensaje en redes sociales subrayó que la austeridad será del gobierno, “que nadie en lo personal está obligado a ser austero” y que en dado caso ese es el “sello y estilo personal” del próximo presidente de la República.

¿#YUstedCómoAmanecióDeSuCambioVerdadero?

Carta abierta desde la derrota al Presidente López Obrador

Señor licenciado Andrés Manuel López Obrador; Presidente electo de los Estados Unidos Mexicanos;

Quiero felicitarlo por su triunfo del domingo 1 de julio de 2018.

Leo en la comentocracia que es la meta alcanzada tras 18 años de lucha. Se equivocan. Los suyos son 18 años de campaña; su lucha tiene, por lo menos, 30 años. Tal vez 40.

De todo corazón le deseo éxito en su presidencia. Créame.

No sé si usted lo sepa pero de esos 18 años de campaña tuvo en mi a un opositor a sus aspiraciones presidenciales desde el tema del Encino.

Cierto: fui un adversario pequeño y débil. No había mucho que pudiera yo hacer más allá de difundir mi opinión escrita y votar por los candidatos contra los que usted compitió. Así lo hice en sus tres campañas.

El domingo voté contra usted sabiendo que en esta ocasión usted ganaría.

Y si: usted ganó.

Su triunfo, don Andrés, es el equivalente a una segunda Revolución Mexicana, ésta, afortunadamente, sin sangre.

Usted lo sabe.

No por nada ha llamado a una Cuarta Transformación de la República.

Tendrá usted en sus manos más poder del que ha tenido un Presidente, quizás, desde tiempos de Lázaro Cárdenas.

Las aplastantes mayorías legislativas en el Congreso de la Unión y las legislaturas locales; los gobiernos estatales; la Ciudad de México y sus alcaldías; los cientos de municipios; todos conquistados por usted. No por Morena y sus candidatos, mucho menos por el PT o el PES y los suyos. No, por usted.

Los victoriosos del domingo lo fueron con usted, para usted, por usted y, sin usted no son nada.

Ellos lo saben. Ellos le deben y a usted se deben. Ellos actuarán en consecuencia.

Tiene usted, además, el mandato más amplio del que ha gozado un Presidente en los últimos 50 años y la legitimidad que le da el que casi el 60% de los participantes hayan votado por usted.

Don Andrés, señor, nunca han sido más ciertas las palabras que dio el tío Ben al Hombre Araña antes de morir: Un gran poder implica una gran responsabilidad.

Es suya la responsabilidad de conducir a nuestra Patria hacia el bien y la prosperidad, de combatir la corrupción y de brindar oportunidades a todos los mexicanos, especialmente a los que menos tienen.

Quiero encargarle encarecidamente a nuestra frágil democracia.

Si, lo sé, es una señora jodona, enfermiza, llena de contradicciones y contrariedades, muele mucho y cuesta mucho más.

Aún así, se la encargo.

Mire, don Andrés, usted dijo el domingo que quiere pasar a la Historia como un gran Presidente. Yo clarito lo escuché.

Deje le digo una cosa importante: los grandes lideres de la historia son aquellos que han engrandecido a sus naciones desde el respeto a las libertades y que han sido defensores de los valores liberales de igualdad, legalidad y fraternidad; de la democracia, pues.

Gandhi, Mandela, Roosevelt, Churchill, Lincoln, Walesa, Masaryk, Madero; todos grandes, todos liberales, todos demócratas. Nada me daría más gusto que verlo entre ellos.

Usted ha dicho representar un rayo de esperanza, hoy es desde ahí, desde la esperanza, que le escribo.

Estoy listo para la reconciliación. Estoy listo para sumarme a éste gran esfuerzo transformador suyo y los suyos.

Más que nada, señor, estoy listo para darle el beneficio de la duda y espero poder decir al paso del tiempo que me equivoqué, que usted tenía razón, que lo juzgué mal, que el suyo era el camino.

De verdad estoy listo. Es más, estoy dispuesto.

Le prometo esto, don Andrés: si usted cumple su palabra, yo empeño la mía en ser su aliado. Si no, que la Nación se lo reclame. Tenga la certeza que yo lo haré.

Le deseo suerte a usted, a su gobierno, a nuestro México.

Estoy listo, señor Presidente. Espero que usted y su equipo lo estén también.

Mi voto

Mañana voy a darle mi voto a Anaya.

No, no estoy votando por Anaya. Estoy votando contra López, como dije que lo haría.

También estoy votando por el PRD.

El PRD necesita los votos y México necesita del PRD.

La primera vez que voté, lo hice en el 2000 por Cárdenas. Esa fue la última vez que voté por el partido cuyas causas sociales son las más cercanas a mi corazón.

López lo secuestró en 2006, lo violó en 2012, e hizo todo lo posible por matarlo desde entonces y a la fecha.

Hoy no hay ningún candidato presidencial de izquierda en la boleta, ni uno solo que represente las causas en las que creo.

No hay una sola propuesta de ampliación de nuestras libertades civiles. ¿Ampliación? Caray, no hay una sola propuesta de protección.

Aborto legal y seguro: ✖️

Eutanasia y muerte digna: ✖️

Matrimonio y adopción homosexual: ✖️

Legalización de las drogas: ✖️

Una educación libre, liberal, laica, científica, gratuita, competitiva, y evaluada: ✖️

Discusión de ideas en libertad: ✖️

Rendición de cuentas claras y transparentes desde el poder: ✖️

Fiscalía independiente: ✖️

Estado de Derecho: ✖️

Combate efectivo a la corrupción e impunidad, incluyendo a “los de casa”: ✖️

Independencia judicial: ✖️

Medio ambiente sustentable: ✖️

Gestión, cuidado y rehabilitación del agua: ✖️

Equidad de la mujer y el hombre: ✖️

La lista es larga. Todos nos quedan a deber.

Por eso votaré por el PRD, por eso y porque hay que votar contra López.

Ser puto es inevitable

Puto es el dedo chiquito del pie que se pega con la puta esquina de la cama.

Puto tráfico. Putos los manifestantes que causan el tráfico.

Puto gobierno. Puto presidente, senador, diputado, gobernador. Puto policía. Puto achichincle del achichincle del puto achichincle.

Puto frío. Puto calor. Puto aire acondicionado. Puto sol. Puto viento.

Puto cansancio. Puto colchón en el que no se puede dormir.

Puto, el que no brinque, el que no salte. Puto, el que creyó lo del informe. (Gracias a los putos de Molotov).

Puto comediante que te hace reír. Puto playlist chignon.

Según el puto voto de cada quien: Puto Anaya, Puto López, Puto Meade. Al puto del Bronco ni quién lo cuente.

Puto el gusto que me da cuando alguien me dice que le gustó mi puto libro.

Puto nuestro amigo, nuestro broder, nuestro pana. Puto él y su puto hermano.

Puto el ex de tu chava. Puto el novio de tu hija.

Putos todos los que gritan puto en el estadio.

Puto es el que no se atreve, el sacatón.

Ser puto no es ser homosexual. Ser homosexual no es ser puto. Es más, no conozco un solo puto homosexual que sea puto.

Pero para los putos de la FIFA son sinónimos y por eso el puto grito de puto no cabe en los putos estadios del puto mundial del putísimo fútbol.

Y puede que tengan la puta razón.

El puto mundo está viendo el mundial.

Ese mundo que no entiende que ser mexicano es ser puto, que lo puto le llega al nacer —mira que puto bebe tan lindo— y que no se quita ni con la muerte —ese puto era a toda madre.

Para el mundo el puto grito de puto es homofóbico y ofensivo y nosotros, los putos mexicanos, estamos obligados a demostrar en la cancha y en las gradas, que no somos unos pinches putos cualquiera, no, sino que somos unos pinches putos excelentes.

Que podemos ser respetuosos del otro y sus sensibilidades. Que la nuestra es una mano amiga. Que lo nuestro no es otra cosa que un puto desmadre.

Que el puto México es más que los putos narcos.

Que somos mejores que el puto de Trump y su puto muro y los putos del CBP que enjaulan a los niños.

Que podemos no gritar puto en el estadio.

Por cierto, se me olvidaba: puto el que lo lea.

Hágase el cambio verdadero … pero en los bueyes de mi compadre

Usted.

Si, usted.

Usted que está sediento de un cambio.

Usted que está hasta la madre del PRIAN y de que todo siga igual y de que los de arriba, los de la mafia del poder y el chupacabras lo sigan chingando.

Usted que está que se le cuecen las habas por que haya un cambio verdadero.

Vote usted por López. Ande. Lo reto a que lo haga.

Le tengo una noticia: NADA. VA. A. CAMBIAR.

Leyó usted bien. Nada.

¿Sabe por qué? ¿No? Déjeme le explico.

Nada va a cambiar porque NADIE VA A CAMBIAR.

Mire: el cambio verdadero no depende de un mesías redentor, sino de la persona a la que se encuentra en el espejo todos los días al cepillarse los dientes o lavarse la cara.

El cambio verdadero está en usted, en mi, en la vecina, en el del gas, en la doctora, en el ingeniero, en la de la fruta, en el del café, en la pintora, en el bailarín, en la empresaria, en el comentarista de deportes; en nosotros como sociedad, como nación, como país.

¿Seguirá usted robándose la luz?

¿Tirando basura en la calle?

¿Pasándose el alto?

¿Buscando el alcoholímetro en Waze para poder manejar borracho?

¿Comprando piratería “porque ni se nota que no es original”?

¿Estacionándose en doble fila o en lugares para discapacitados “porque no hay lugar”?

¿Va a seguir dando mordida?

¿Quedándose con el cambio?

¿Pidiendo que le cobren “sin factura” para “ahorrarse el IVA”?

¿Va usted a dejar de comprar celulares robados “porque es más barato”?

¿Va volver a pegarle a su pareja? ¿Va a seguir dejando que su pareja le pegue?

¿Va a seguir sabroseándose a la señito que tiene a mano en el pesero?

¿Va a seguir queriendo entrar al metro antes de dejar salir?

¿Ocupando las sillas mientras hay adultos mayores, niños y embarazadas que van parados?

¿Robándose los útiles y papelería de la oficina?

¿Llegando tarde, yéndose temprano y dar el relojazo en el trabajo?

¿Comprándole droga al narco?

¿Metiéndose en la fila?

¿Va a usted a seguir poniendo cubetas y otros estorbos en la calle “para que no le ocupen su lugar”?

¿Va a dejar las micas en sus placas para evitar las fotomultas?

¿Va a separar la basura? ¿Re-usar y reciclar?

¿Ve usted?

Todo esto se necesita para un cambio verdadero. Esto y más. Se necesita que usted y yo y todos cambiemos.

Pero no.

Nadie va a cambiar porque todos queremos que sea otro el que cambie.

Todos queremos un cambio verdadero siempre que ese cambio no implique ni el más mínimo esfuerzo de nuestra parte para resolver las cosas de las quejamos.

Queremos más dinero por menos trabajo.

Mejor educación pero sin reforma educativa.

Calles limpias pero sin que nosotros las barramos, ya ni hablar de no tirar basura.

Servidores públicos honestos con los demás pero que a nosotros nos acepten mordida.

Que no nos roben pero que podamos seguir comprando lo que le robaron a otros.

Que la policía nos proteja pero que no derrame sangre.

Que no haya contingencia ambiental pero que nuestro coche circule diario.

Que los maestros enseñen pero que no cobren mucho.

Que se hagan líneas de transporte público, pero que no pasen frente a nuestras casas.

Que haya alumbrado y bacheo eficiente pero que nuestra casa no pague predial.

Lo que queremos es que se haga el cambio verdadero, pero en los bueyes de nuestro compadre y así, damita, caballero, así no se puede.

Los furiosos de López

Lo que no has entendido es que yo lo que quiero es que esto truene de una vez.

—Votante de López

Los furiosos de López ya decidieron su voto.

No quieren saber de razones.

Unos les llaman Testigos del Peje. Otros Pejezombies. Lo cierto es que sus seguidores son legión.

No les importa ni el pasado de su candidato ni el futuro que pueda traer. El debate de hoy les viene valiendo madre.

Miran a la Mafia del Poder que lo acompañan y se encogen de hombros.

Leen sobre las preocupaciones legítimas respecto a su estado de salud y lo comparan con la estupidez de Fox, la incultura de Peña o el supuesto alcoholismo de Calderón.

El seis de mayo publiqué la razón del porqué mi voto es contra López. De los comentarios que recibí de votantes de López no hubo uno solo que sustentara sus argumentos (o insultos) en hechos, datos o pruebas.

Ni. Uno. Solo.

Lo más leve que me llamaron fue vendido y vendepatrias. Hijo de la chingada y traidor a la patria también tuvieron repetidas apariciones.

Ah, y mentiroso.

Sin embargo cuando invitaba a los lectores a traer sus datos, sus pruebas, lo que fuera que refutara objetivamente mis argumentos: nada. Nadie trajo nada.

La razón es sencilla: el voto por López no es racional, es furioso.

Los seguidores de López están votando por él porque están furioso, y no les falta razón para estarlo.

Diría Clinton: Es la corrupción, idiota.

Así, en cuatro palabras, puede explicarse el porqué y el cómo hay gente dispuesta a dinamitar el país.

La casa en Malinalco de Videgaray.

Korenfeld y su (ab)uso del helicóptero de la CONAGUA pa no tener que sufrir el tráfico como el resto de los mortales para ir al aeropuerto con su familia rumbo a Vail.

Las grabaciones de OHL y sus enjuagues con el Circuito Mexiquense.

Moreira y los millones que se llevó de Coahuila, libre en Barcelona.

Murat con sus propiedades millonarias en el gabacho y a quién premió con la gubernatura de Oaxaca.

Roberto Borge en Quintana Roo.

Rodrigo Medina en Nuevo Leon.

Cesar Duarte en Chihuahua.

Javier Duarte en Veracruz.

Estos cuatro gobernadores, en su momento, fueron todos elogiados por Peña como la cara del nuevo PRI.

Y luego está la Gaviota. La pinche Gaviota.

La Casa Blanca fue dónde la proverbial puerca torció el rabo.

Es el edificio sobre el que se levanta la furia de los ciudadanos y los votos de López.

Los mexicanos podemos aguantar (cada vez menos) que nuestros gobernantes nos roben.

Lo que si nos puede es que nos quieran ver la cara de pendejos. Ahí si se acabó la hora del amigo.

Ah, tampoco nos raya que las actrices de segunda venidas a Primera Dama salgan en cadena nacional a regañarnos por tener el atrevimiento de preguntar ¿Quén pompó?

Que si la casa la compró con sus ahorritos que juntó de llorar en pantalla y de vender los calendarios en calzones que cuelgan de todas las vulcanizadoras del país.

Que si Juan Armando Hinojosa la hizo de Elektra y le dio chance de liquidarla en paguitos chiquitos.

Que si no fue porque ha recibido miles de millones en obras asignadas por su marido, no, sino porque es su amigo de cenas y parrandas.

Que si está a nombre de una empresa de Hinojosa no para ocultarla, no, sino porque sigue liquidando los abonos.

Que no mame.

Ni a la Vero, ni a Chabelo, ni a Chespirito, juntos, les alcanza con su liquidación para comprarse una casa de siete millones dólares en la que, por cierto, ni un librero, ni un cuadro ni un nada que valga la pena pusieron.

No le ayuda que en los primeros meses de 2014, Grupo Higa y sus filiales (la empresas de Hinojosa) ganaron el contrato para remodelar el hangar presidencial a través de una asignación directa por 945.5 millones de pesos, ni que ha construido 58 caminos en el Estado de México, el Distribuidor Vial Naucalpan, el Distribuidor Vial Metepec, la Autopista Toluca-Atlacomulco y diversas unidades médicas en el estado; ni que Higa participó en las obras del Viaducto Elevado Bicentenario, la autopista Toluca-Naucalpan, el Aeropuerto Internacional de Toluca y el libramiento Acambay; ni que, según los Panama Papers, Hinojosa tiene más de cien millones de dólares en cuentas off-shore.

Hay prosperidad en ser amigo del Gavilán y la Gaviota, verdá de Dios.

Ya ni pa qué hablar del primer departamento en Miami (el que si declaró que tenía y que, como la casa, dice que ha pagado de su chamba –como deja eso de salir en calzones en los calendarios, me cae–) o del segundo que está a nombre de otro contratista de apellido Pierdant que es tan cuate que hasta sus prediales le paga.

Como Peña y la Gaviota parecen nopales y entre más les buscan, más propiedades les encuentran, la aceptación del Presidente está por los suelos. Nunca, desde que esto se mide, un Presidente en México ha sido tan rechazado.

El problema no es uno de popularidad, sino de gobernabilidad.

El amor y el capital político duran para siempre, hasta que no.

Desde la Casa Blanca la gobernabilidad en el país se ha ido erosionando y hoy es casi inexistente y la furia se desborda.

Botón de muestra es Ayotzinapa.

Jose Luis Abarca, un Presidente Municipal impuesto por López al PRD de Guerrero y socio de los narcos de Guerreros Unidos, mandó matar e incinerar a 43 estudiantes.

La falta de credibilidad del Presidente es tal que la opinión pública le achaca el crimen de Estado al gobierno federal y no hay prueba que convenza de lo contrario.

Por eso y tanto los votantes de López están furiosos.

Yo también lo estoy.

La diferencia es que mi furia no es tal que estoy dispuesto a ver el país arder con tal de desquitarme.

Los cambios violentos (no, no estoy hablando de que López promueva violencia, aunque su discurso reciente incita otra vez a la división y polarización social) nunca construyen nada.

No hay un solo ejemplo histórico de construcción de país a partir de la ruptura.

En cambio están a la vista de todos los resultados de la furia: Argentina, Bolivia, Iran, Irak, Hungría, USA, Gran Bretaña; por no hablar de Cuba y Venezuela.

Los países, las sociedades, se construyen gradualmente en incrementos sucesivos y progresivos sobre bases estables.

También ahí están los ejemplos de éxito: Sudáfrica, Chile, Colombia, Alemania, Polonia, Japón, Panama, Brazil, el propio México.

¿Cuándo ha servido romper para construir?

El país tiene MUCHAS cosas mal, pero esta lejos de ser un desastre.

¿El Sistema Penal Acusatorio?

¿El Sistema Nacional de Protección Civil?

¿El seguro popular?

¿El Seguro de Vida para Jefas de Familia?

¿La inversión nacional y extranjera?

¿Apertura comercial?

¿Infraestructura carretera?

¿Ruptura del pacto de impunidad con gobernadores?

¿Reforma educativa?

¿Reforma laboral?

¿Reforma energética?

¿Reforma al sistema de derechos humanos y ley de amparo?

¿TPP?

¿CIADI?

¿Estabilidad macroeconómica?

¿Crecimiento del ahorro?

¿Bajo desempleo?

Todos estos son puntos en los que el país ha y continúa mejorando.

Lo que pasa es que el monstruo voraz de la furia lo empaña todo.

Hace veinticinco años Venezuela votó por la furia y hoy no hay comida ni medicinas. ¿Cometeremos el mismo error los mexicanos? Así parece.